Compartir noticia:

Buscador de noticias

Por título o palabra clave

Compartir noticia:

Instituto de Asuntos Públicos

Especialistas plantean que un Estado moderno debe centrarse en los ciudadanos

Alejandra Naser (Ilpes), Álvaro Ramírez (INAP), Gonzalo Guerrero (Segpres), Cielo Morales (Ilpes) y Hugo Frühling (INAP).

Alejandra Naser (Ilpes), Álvaro Ramírez (INAP), Gonzalo Guerrero (Segpres), Cielo Morales (Ilpes) y Hugo Frühling (INAP).

Al encuentro asistieron profesores, funcionarios públicos, estudiantes e investigadores.

Al encuentro asistieron profesores, funcionarios públicos, estudiantes e investigadores.

El académico del INAP Álvaro Ramírez Alujas organizó el seminario.

El académico del INAP Álvaro Ramírez Alujas organizó el seminario.

El seminario se desarrolló en la sala Raúl Prebisch de la Cepal.

El seminario se desarrolló en la sala Raúl Prebisch de la Cepal.

En un seminario internacional realizado del 18 al 19 de junio por el Instituto de Asuntos Públicos de la U. Chile, la Cepal y Gigapp, académicos y directivos públicos de Chile y el exterior plantearon que la institucionalidad estatal no sólo debe incorporar tecnologías sino también incorporar la participación en sus decisiones.

Con gran participación de funcionarios públicos, académicos, investigadores, estudiantes y organizaciones de la sociedad civil se desarrolló los días 18 y 19 de junio el Seminario Internacional Gobernando el Futuro: Modernización del Estado en Iberoamérica. Nuevos Enfoques, Horizontes y Desafíos en el Marco de la Agenda 2030 para el Desarrollo Sostenible.

El encuentro, coorganizado por el Instituto de Asuntos Públicos (INAP) de la Universidad de Chile, la Comisión Económica para América Latina (CEPAL) y el Grupo de Investigación en Gobierno, Administración y Políticas Públicas (Gigapp), reunió a investigadores y autoridades de servicios públicos de Chile y el exterior, bajo el enfoque de la promoción de un gobierno abierto. Este concepto alude a una nueva forma de relación entre gobernantes, gobernados y la administración pública, con énfasis en la participación, la transparencia, la rendición de cuentas y la orientación hacia los ciudadanos.

En ese sentido, los expositores coincidieron en que la modernización del Estado requiere que éste se enfoque en el bienestar de las personas como fin último, y no sólo en sus procesos administrativos o en la adopción de tecnologías de la información.

Según Gonzalo Guerrero, Secretario Ejecutivo de la Comisión de Probidad y Transparencia de la Secretaría General de la Presidencia de Chile, es necesario tener en cuenta cuáles son las rutinas actuales de las personas para lograr que el Estado sea realmente accesible.

"Se cree que modernizar el Estado es hacerlo más abierto sólo con ofrecer servicios en plataformas web. Pero un Estado moderno es un Estado íntegro, que pueda realizar las prestaciones que las personas necesitan, y es un Estado abierto en el sentido de que se encuentra plenamente disponible para cuando ellas lo requieran", afirmó.

Por ello, el profesor Álvaro Ramírez Alujas, académico del INAP y organizador del seminario, criticó la excesiva burocracia del aparato público y el hecho de que los ciudadanos sean hoy "estafetas del Estado", transportando documentos de una ventanilla a otra para acceder a servicios.

"¿Cómo es posible que en pleno siglo XXI se sigan pidiendo la fotocopia de la cédula de identidad en los servicios públicos, cuando esa información ya la tienen? Hay una contradicción evidente entre la Agenda de Desarrollo Sostenible y las formas que tenemos para implementarla", apuntó.

Los especialistas plantearon que el Estado debe cambiar su forma de interacción con los ciudadanos, en el entendido que la actual desconfianza en las instituciones que presentan los distintos países de la región dificulta la modernización. Según Gregorio Montero, del Ministerio de Administración Pública de República Dominicana y miembro del Comité de Expertos en Administración Pública de Naciones Unidas, parte de esta desconfianza se explica por la pobreza y la desigualdad de los países de la región. Para enfrentar esto, se requeriría un cambio institucional.

"Hemos hecho un esfuerzo por despreciar a lo humano en el gobierno. El capital y los procesos son muy importantes, pero nunca nos preguntamos para qué. Si lo que hacemos en la administración pública no es para hacer más felices a los ciudadanos y las ciudadanos, ¿para qué lo hacemos?", planteó Montero.

"Hay que poner a la mujer, al hombre, al niño, al discapacitado, a quienes envejecen como el centro de lo que hacemos, no de lo que decimos", agregó.

El Director del Instituto de Asuntos Públicos de la Universidad de Chile, Hugo Frühling, señaló: "Si el Estado no es capaz de representar o afianzar la comunidad, no está cumpliendo con un rol que es parte de su núcleo. La relación con la ciudadanía, la rendición de cuentas, la participación, el funcionamiento intrainstitucional y la representación de la comunidad política en el exterior son tareas clave del Estado".

Es necesario, entonces, que los representantes políticos comprendan que el gobierno abierto no es sólo implementar cambios técnicos o tecnológicos, sino también políticos, según señaló Alejandra Naser, especialista en gobierno abierto del Instituto Latinoamericano de Planificación Económica y Social (Ilpes). "Cuando decimos que queremos mejorar la calidad de vida de nuestros ciudadanos y ciudadanas, en realidad lo que decimos es que queremos que ellos sean más felices. Es ahí donde la ciudadanía se empodera, se enoja, desconfía cada vez más y empieza a demandar distintas formas de entregarles los productos y servicios y de hacer política pública", aseguró.

En la misma línea, Cielo Morales, Diretora del Ilpes Cepal, explicó que el gobierno abierto requiere un cambio en la gestión del aparato público, abriendo espacios para que la ciudadanía participe. "¿Tenemos un Estado que quiere esta participación o que la ve como una pérdida de poder? Ahí está el cambio institucional necesario", explicó.

"El gobierno abierto requiere de datos, de plataformas y sobre todo de políticas. Cuando hablamos de gobierno abierto no hablamos de gobierno electrónico, sino de una forma de gestionar lo público, con una ciudadanía plena que quiere participar y colaborar en la solución de problemas públicos", afirmó.

"Antes uno gobernaba, ahora tiene que aprender a tomar decisiones con otros actores, de forma más articulada", corroboró Álvaro Ramírez Alujas.

La importancia de un Estado integrado para los desafíos 2030

Uno de los objetivos del Seminario Gobernando el Futuro fue enmarcar el proceso de modernización del Estado en la Agenda 2030 para el Desarrollo Sostenible promovida por la Organización de Naciones Unidas. Esta agenda, suscrita por Chile en 2015, pretende ser un plan de acción en favor de las personas, el planeta y la prosperidad, con 17 objetivos, entre los que se incluye el fin de la pobreza, la protección de los ecosistemas, las instituciones sólidas y la educación de calidad.

Sin embargo, según los expositores del seminario, las instituciones públicas en Chile no estarían en condiciones óptimas para enfrentar estos desafíos, dado su nivel de burocratización y sus dificultades para compartir información. "¿Cómo podemos cumplir con la Agenda 2030 con instituciones que no fueron diseñadas con los valores que ella trae consigo, como la sustentabilidad ambiental, la igualdad de género o la tecnología?", planteó el profesor Álvaro Ramírez.

Marcela Ríos, Oficial del Programa de Gobernabilidad del Programa de Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD) en Chile, también apuntó en esa dirección. "El esfuerzo de la Agenda 2030 ha permitido mirar de manera conjunta los temas más tradicionales de desarrollo socioeconómico, con la agenda medioambiente y la de gobernanza, pero no vamos a lograr enfrentar esos desafíos sin la institucionalidad adecuada, sin combatir la corrupción, sin Estado de derecho y la garantía de los derechos civiles y políticos", aseguró.

Ríos indicó que las estructuras del aparato público tienen dificultades para articularse y modernizarse. "Hoy se plantea una agenda muy ambiciosa, abierta e integral, pero con instituciones del siglo XX o del siglo XIX que no son abiertas ni integrales. Cada ministerio tiene su presupuesto, su planificación, su dotación de funcionarios y cada uno es evaluado en función de sus propias metas", explicó.

En ese sentido, un desafío para Chile sería hacer cambios institucionales que permitan simplificar su estructura y hacer más eficientes sus procedimientos, a fin de poder enfrentar situaciones como la movilización social, el cambio climático y la demanda por comunidades más igualitarias.

El seminario completo fue transmitido en vivo y está disponible en video en el canal de YouTube de la Cepal, en seis partes (parte 1, parte 2, parte 3, parte 4, parte 5, parte 6).

Mariana Ardiles Thonet, Comunicaciones INAP

Viernes 22 de junio de 2018

Enviar

Nombre Destinatario:
E-mail Destinatario:
Su nombre:
Su e-mail:
Comentarios:
 
Compartir:
http://uchile.cl/ap144495
Copiar