Compartir noticia:

Buscador de noticias

Por título o palabra clave

Compartir noticia:

Editorial

Discurso de la titulación de Administración Pública 2019

Mis más sinceras felicitaciones a las administradoras y administradores públicos que hoy se gradúan. Lograron un gran objetivo que se plantearon al entrar a estar universidad: obtener su título profesional.

Les toca a ustedes titularse en un momento político de cambios, atractivo y desafiante. A diferencia de mi generación, y de la de muchos de sus profesores, ustedes son hijos de la democracia. Nacieron en un período en el que se fueron dejando atrás diversas instituciones propias del autoritarismo. También se redujo la pobreza –aunque no la desigualdad–. Y poco a poco, se comenzó a hablar más de ciertas libertades en Chile. Hace 15 años no existía la ley de divorcio, hoy existe la unión civil entre parejas del mismo sexo. También está en vigencia la ley de identidad de género. Estos cambios institucionales han ido acompañados de profundos cambios culturales y sociales.

La mayoría de ustedes es, probablemente, gozan de más libertades de las que lo que tuvieron y tienen sus madres y padres. Y viven en un país más democrático que el Chile en el que nacieron. Como administradoras y administradores públicos, contarán, por lo tanto, con más herramientas y mejores estándares sobre los cuales trabajar y progresar: la transparencia en el sector público, la modernización del Estado, las incipientes formas de participación ciudadana, y tantos otros elementos que ustedes ya han estudiado.

En estos años, diferentes grupos que han sido históricamente discriminados y marginados del poder han trabajado por denunciar y combatir dichas situaciones: pueblos indígenas, diversidad sexual y, por cierto, las mujeres. El año pasado estuvo fuertemente marcado por las movilizaciones feministas, en las que muchas de ustedes participaron. Y hace sólo una semana se produjo una enorme manifestación en el Día de la Mujer. Las demandas en pos de la no discriminación, de los ambientes seguros, y en contra del acoso y el abuso han hecho eco en toda la Universidad de Chile, incluyendo al Instituto de Asuntos Públicos. Como saben, nos hemos comprometido con esta línea de trabajo, a través de seminarios y charlas, capacitaciones y jornadas de reflexión, y otras medidas para avanzar en equidad de género en nuestro Instituto. Tanto dentro como fuera de nuestra casa de estudios, el sentido común acerca del rol de la mujer en la sociedad, en los cuidados, en el poder y en el mundo profesional está cambiando. Y ese cambio significa también una presión para el Gobierno, como bien lo pueden observar ustedes, que han estudiado el sistema político chileno.

Pero así como la democracia, las libertades y la equidad se expanden en algunas áreas, hay otras que siguen muy rezagadas. Las cárceles sobrepobladas nos muestran que no estamos a la altura en prevención del delito y reinserción. Los episodios de acoso y discriminación a migrantes, a la población LGBT, a personas de menores ingresos y a las mismas mujeres nos muestran cuánto nos falta avanzar en cohesión social. Y en paralelo, la confianza en las instituciones –Gobierno, policías, Congreso, iglesias– ha ido a la baja. La famosa pregunta "¿quién custodia a los custodios?" reluce nuevamente con la crisis de Carabineros. Ustedes, como hijos de la democracia, tendrán el desafío de que el Estado realmente logre dar respuestas efectivas y bien planificadas a estos problemas. No bastará con administrar lo existente, sino que estará la necesidad de explorar, innovar y proponer.

Los cambios de gobierno son, por cierto, ocasión de ver cómo distintos enfoques ideológicos pueden suponer profundos cambios en las políticas públicas: unos los considerarán avances; otros, retrocesos. Ustedes deberán lidiar con esos procesos.

La democracia se muestra algo temblorosa en diversos países de América Latina y también en el mundo. Sólo ayer hacía noticia el asesinato de cerca de medio centenar de personas en Nueva Zelanda, en el ataque a dos mezquitas por parte de un supremacista blanco. Del mismo modo, el antisemitismo sigue presente en diversos lugares del mundo. Vemos mandatarios que se aferran al poder y que abusan de él. Los populismos que rechazan a la política, a los partidos, a los migrantes y a todo aquél que parezca diferente son amenazas serias y muy reales, que a veces se mantienen latentes en los rincones de nuestro sistema político. Ustedes deberán estar alertas y evitar el crecimiento de estas tendencias. Para ello, un Estado y representantes confiables, probos, cercanos a las personas y que den clara cuenta de sus compromisos y actos son un buen antídoto.

El contexto es desafiante.

A partir de ahora, les parecerá que los años pasan cada vez más rápido. Tendrán que tomar muchas decisiones, a veces difíciles, ante el abanico de oportunidades que les ofrece haber estudiado esta carrera en esta universidad, y frente a las opciones de sus propias vidas. Espero que su paso por esta carrera y estos años de crecimiento intelectual y personal hayan contribuido a crear en ustedes las herramientas para tomar las mejores decisiones posibles en cada circunstancia de sus vidas.

Les deseo mucho éxito y felicidad en los caminos que ahora emprenden, y espero que a medida que avancen, lo hagan con la confianza y la satisfacción de estar contribuyendo a mejorar nuestra sociedad.

Prof. Hugo Frühling E.

Director

Instituto de Asuntos Públicos

Universidad de Chile

Viernes 22 de marzo de 2019

Enviar

Nombre Destinatario:
E-mail Destinatario:
Su nombre:
Su e-mail:
Comentarios:
 
Compartir:
http://uchile.cl/ap152170
Copiar