Instituto de Asuntos Públicos

Prof. López Levy y relación Cuba-EE.UU.: "Más que un retroceso, hay un desvío"

Prof. López Levy y relación Cuba-EE.UU.: ¿Más que un retroceso, hay un desvío¿

Prof. López Levy y relación Cuba-EE.UU.: ¿Más que un retroceso, hay un desvío¿

Prof. López Levy y relación Cuba-EE.UU.: ¿Más que un retroceso, hay un desvío¿

Prof. López Levy y relación Cuba-EE.UU.: ¿Más que un retroceso, hay un desvío¿

Prof. López Levy y relación Cuba-EE.UU.: ¿Más que un retroceso, hay un desvío¿

Prof. López Levy y relación Cuba-EE.UU.: ¿Más que un retroceso, hay un desvío¿

En su conferencia dictada en el Instituto de Asuntos Públicos de la U. de Chile, Arturo López Levy, académico de University of Texas Rio Grande Valley, explicó que los cambios en la relación entre Estados Unidos y Cuba anunciados por Donald Trump no son significativos a nivel tangible, pero que aumentarán la sensación de vulnerabilidad en el país caribeño.

Con gran convocatoria, este miércoles 30 de agosto se desarrolló la Conferencia Relationship Status – It’s Complicated: Cuba y EE.UU en la Era Trump, organizada por el Instituto de Asuntos Públicos.

El encuentro tuvo como expositor principal al profesor Arturo López Levy, Doctor en Estudios Internacionales por la Universidad de Denver, académico en University of Texas Rio Grande Valley, especialista en las relaciones de Cuba y Estados Unidos. Los comentaristas de la conferencia fueron los académicos del INAP Robert Funk y Lorena Oyarzún. Moderó la sesión la profesora del INAP Claudia Heiss.

El profesor profundizó en la disparidad de la relación entre ambos países, y a la importancia que tiene ella en la política y la sociedad cubana. "En Cuba se puede notar que de la política de EE.UU. sabe mucha gente. La población y las elites políticas le dedican mucho tiempo a saber lo que pasa en EE.UU. y la relación con Cuba. La prioridad de esta relación para Cuba no es comparable a la que tiene para Estados Unidos", explicó.

El académico repasó la evolución histórica en la relación entre ambos países, y los cambios que fue experimentando, primero con la apertura a la venta de alimentos por parte de productores agrícolas de estados como Arkansas y Luisiana a Cuba, y luego con la salida de Fidel Castro del poder. "Raúl Castro comienza un proceso de liberalización política y avance en derechos: derecho de propiedad, derecho a viajar y derechos religiosos. Así va cambiando en Estados Unidos la percepción de Cuba como una amenaza a un país en transición", señaló.

Además explicó que el presidente Donald Trump anunció tres cambios en la relación con Cuba: el primero es la restricción a las licencias generales de carácter educacional para viajar de Estados Unidos a Cuba. El segundo, la prohibición de todo tipo de negocios entre compañías estadounidenses y cubanas en materia de Fuerzas Armadas. "Esto no significa grandes cambios, porque en realidad no había mayor actividad en esta materia. No es el corte a una tendencia importante de negocios", indicó el profesor López Levy.

La tercera medida es la imposición de una serie de requisitos políticos a Cuba por parte de Estados Unidos, como legalizar los partidos políticos y permitir las elecciones supervisadas. "No ha sido históricamente relevante que Estados Unidos le ponga una lista de requisitos a Cuba, pues los líderes cubanos no han aceptado ni cumplido con ninguna de estas listas", afirmó el académico.

"A nivel tangible es muy difícil decir que se haya producido un gran cambio en la política de Estados Unidos a Cuba. A nivel intangible sí hay cambios, pues en Cuba la percepción de vulnerabilidad va a ser más alta", argumentó.

"Más que un retroceso en la relación, hay un desvío”, concluyó.

A continuación, los académicos del INAP Robert Funk y Lorena Oyarzún se refirieron a la política exterior de Estados Unidos.

El profesor Funk llamó la atención sobre el discurso de Donald Trump respecto de la posición global del país norteamericano. "En su campaña, Trump constantemente presentaba una duda respecto del poder de Estados Unidos en el mundo. Eso no es muy común para un candidato presidencial", indicó.

"Hoy Trump dice que en la administración de Obama Estados Unidos estaba más débil que nunca, pero propone una política exterior que disminuye aún más su presencia internacional", añadió.

La profesora Oyarzún explicó que, si bien es difícil situar la política exterior de Trump, debido a sus vaivenes, ésta se acercaría al estilo jacksoniano, que pone énfasis en fortalecer las fuerzas armadas, en el poder a través de la fuerza y en la promoción de valores nacionales. "En general en la política exterior de Estados Unidos no hay tantos cambios, pero sí variaciones en los énfasis", afirmó.

"Hoy Estados Unidos tiene una política exterior centrada en erradicar el fundamentalismo y en problemas asociados a la migración. América Latina no está muy presente en sus prioridades", apuntó la profesora Oyarzún.

Mariana Ardiles Thonet - Comunicaciones INAP

Jueves 7 de septiembre de 2017